RFID Point Cargando...

Retail / Consumo Masivo

Generation Tux afirma que la tecnología RFID es la adecuada para sus fines.

Generation Tux afirma que la tecnología RFID es la adecuada para sus fines.

El nuevo negocio de alquiler de trajes de etiqueta online, iniciado por el fundador de Men´s Wearhouse, se asegura de que los clientes obtengan lo que compraron, gracias a los tags RFID UHF que identifican el envío, regreso e historial de cada prenda.

George Zimmer, el fundador y ex director de Men´s Wearhouse, buscaba lanzar este año una nueva empresa de trajes de etiqueta, quería crear algo que distinguiera a su empresa de sus competidores. El resultado es Generation Tux, el cual provee renta de trajes de etiqueta a los consumidores sin requerir que salgan de sus casas. Por aproximadamente $150, un cliente puede conectarse y ordenar un traje, una camisa, zapatos, gemelos y fajas o cinturones los cuales recibirá en su hora una semana antes del evento. Zimmer trabajó con sus diseñadores para crear una línea propia línea de vestimenta para Generation Tux. Para controlar automáticamente los artículos que salen y entran del depósito, como también brindar un esmoquin que sea cómodo sin etiquetas visibles como aquellas que normalmente se ven en los trajes alquilados, la empresa incorpora un tag de identificación por radio frecuencia en cada uno.

Generation Tux es una de las primeras empresas de alquiler de trajes completamente online, de acuerdo a Matt Howland, el CTO de la empresa. “Decidimos abrir a lo grande”, entonces, la empresa abrió en Louisville, Ky., una empresa con 30.000 trajes, junto con camisas, corbatas, zapatos y accesorios. Cada par de pantalones, como también cada chaqueta, camisa, corbata y zapato viene con un tag RFID UHF EPC pasivo incorporado de manera discreta, para que el tag sea invisible para los usuarios. Los tag están encastrados dentro  del taco de los zapatos o cocidos en la costura de los pantalones y dentro del cuello o las mangas de la camisa y las chaquetas.

generexion-tux2El tag RFID tiene dos finalidades, explica Howland: mejorar la estética de las prendas al eliminar la necesidad de etiquetas con código de barra, y controlar el inventario automáticamente al asegurarse de que los artículos que fueron pedidos están disponibles y son enviados al cliente de manera rápida.

La empresa comenzó a utilizar la solución RFID hace un mes, explica Howland. El sistema funciona de la siguiente manera: Los clientes visitan el sitio web de Generation Tux, organizan sus eventos, tales como una boda (indica cuántos y qué tipos de atuendos necesitará) y selecciona su traje o trajes de acuerdo al estilo y el color. Luego se miden. El sistema tiene tutoriales online para que los clientes puedan medirse en sus propias casas, con la ayuda de un amigo y una cinta métrica (Generation Tux les enviará una a sus clientes de ser necesario). Luego, hacen el pedido, al indicar las medidas.

Los empleados de Generation Tux reciben el pedido y retiran manualmente los artículos al entrar en el depósito e identificar visualmente a cada uno. La empresa entonces empaqueta el traje en una caja especializada diseñada para que el artículo no se arrugue.

En ese momento, el pedido está abierto en el software y se muestra en una pantalla en la estación de empaquetado y un empleado pasa la caja cerrada por el túnel RFID, el cual captura el número de identificación de cada tag y envía esa información al software. El software Salesforce interpreta los datos del tag RFID y compara el traje empaquetado con los pedidos de los clientes. Si existe alguna discrepancia, como que la caja tenga el talle o el color incorrecto, el software lanzará una alerta y el empleado entonces puede mirar el pedido para detectar el error. La etiqueta de envío entonces se imprime y se coloca en la caja.

La información se almacena en el software y se actualiza el estado de cada artículo para indicar que ha sido empaquetado para el cliente. El software Salesforce también monitorea el uso de cada artículo ya que tira las prendas que ya fueron utilizadas 20 veces. Al capturar el número de identificación de cada tag durante el empaquetado, la empresa sabe si un artículo en particular debería haberse descartado y no puede enviarse a otro cliente.

Las cajas se apilan y se organizan para el envío. Cuando un camión se coloca en la dársena de carga, las cajas pasan otra vez por un túnel RFID y los tags son interrogados de nuevo para confirmar que se cargan los pedidos correctos en el camión correcto. El sistema entonces actualiza el estado de aquellos artículos mientras son enviados.

Una vez que utilizó el traje, el cliente lo vuelve a guardar en la caja y lo deja en cualquier servicio postal (Correo) o FedEx. Cuando la caja llega al edificio de Generation Tux en Louisville, un empleado la pasa por una tercera estación de lectura RFID donde se leen los tags de las prendas y, entonces, el sistema determina si todos los artículos conectados con el pedido han sido devueltos. Si faltara alguna prenda, el software puede identificar el problema y el cliente puede ser contactado.

Cuando las prendas están limpias y listas para otro cliente, son almacenadas en el depósito una vez más. Para monitorear el inventario dentro del depósito, los empleados utilizan un  carrito con un lector RFID.

 

¡Suscríbase a nuestro newsletter!

Si desea recibir periódicamente el newsletter de RFID point por favor envíenos su e-mail

Suscribirse