RFID Point Cargando...

Lavandería

Lavandería francesa termina con la perdida de ropa de cama.

Lavandería francesa termina con la perdida de ropa de cama.

BIH adoptó la tecnología RFID para disminuir costos y mejorar el servicio al cliente.

La lavandería Blanchisserie Inter-Hospitalière de Saint Germain-en-Laye tenía un problema. La empresa limpia 20 toneladas de ropa diariamente, incluidas sábanas, almohadones y uniformes para 20 hospitales públicos en la isla de Francia (cerca de París) y perdía 50.000 sábanas por año. Reemplazar la ropa de cama le costaba al sistema hospitalario, parte del sistema nacional de salud de Francia, aproximadamente  €250.000 por año.

BIH realizaba un recuento manual de la ropa de cama mientras eran devueltas. Cuando surgieron diferencias significativas entre lo que salía y lo que volvía, se necesitó a más personal para contarlo. “Perdíamos el 25% en nuestra productividad”, afirma Luc Videau, director técnico de BIH.

Además, los recuentos manuales no podían revelar por qué había tantas diferencias entre lo que se enviaba y lo que volvía. Estas diferencias podían haber sido verdaderas pérdidas o quizás un hospital había conservado algunas prendas por no haber utilizado todas. Solo teníamos un recuento físico, formal y manual por cliente cada año. La ropa de cama que habíamos comprado había desaparecido. La ropa de cama debería durar de dos a tres años. Las pérdidas las pagaba el hospital mediante tarifas más alta que eran necesarias para cubrir esas pérdidas.

Para resolver estos problemas, en Septiembre del 2013 BIH  comenzó a controlar con tecnología RFID el 60% de sus sábanas. La solución, recuperó la inversión en meses, actualmente, BIH monitorea el 80% de sus sábanas, con planes de expandir la solución para cubrir más ropa.

Encontrar una solución:

En el 2011, Videau comenzó a buscar una solución RFID para automatizar el control de las sábanas. Conocía un sistema de alta frecuencia para monitorear la ropa del hospital y quería explorar una solución de frecuencia ultra alta. A principios del 2012, probó etiquetar algunas sábanas, pero los tags UHF del proveedor no soportaban ser lavados y secados repetidas veces a altas temperaturas. Igual continuaban con la idea de monitorear la ropa con tecnología RFID.

En Diciembre del 2012 Videau envió a seis proveedores de tecnología RFID para presentarles propuestas a los directores del sistema hospitalario centralizado.

Los tags demostraron ser resistentes a los intensos lavados y esto fue suficiente para que BIH avanzara con el proyecto sin realizar una prueba formal. Nadie objetó los costos, basándose en los ahorros proyectados por no tener que comprar tantas sábanas nuevas.

BIH creó un equipo multidisciplinario para determinar cómo implementar la solución en su instalación de 6.000 metros cuadrados. Los miembros eran Videau, directores de cuentas y personal de UBI Solutions- un jefe de proyecto, desarrolladores, ingenieros y Renaud Munier, el director de desarrollo comercial internacional de UBI Solutions.

UBI trabajó con BIH para determinar dónde colocar los tags en las sábanas para que no afectaran la comodidad del paciente. Los tags van al proveedor textil, donde se los cose en los dobladillos como parte del proceso de producción.

El ciclo de lavado.

La solución RFID fue diseñada para trabajar con las cargas de ropa que llegan a BIH. Para monitorear la ropa limpia, BIH instaló un lector RFID Speedway Revolution de Impinj y múltiples antenas en una cabina de lectura, la cual se parece a un gran armario. Los carritos llenos de bolsas con 500 sábanas dobladas y ya etiquetadas, se meten en la cabina. Un empleado cierra las puertas de la cabina y utiliza una pantalla integrada para tomar las lecturas y asignar las sábanas al hospital.

Las sábanas sucias vuelven a BIH en grandes bolsas bandoleras que se colocan en una cinta transportadora y se identifican mientras pasan por el área de lectura equipada con un lector Speedway, múltiples antenas y un multiplexer. No es necesario aislar esta lectura, afirma Munier, debido a que es suficiente saber que la ropa regresó a BIH.

BIH quería recopilar al monitorear las sábanas. Algunos de esos indicadores son:

  • El índice de retorno en días (la cantidad de días que le lleva al cliente devolver un artículo).
  • El porcentaje de artículos devueltos.
  • La cantidad de artículos perdidos.
  • El recuento de stock para cada cliente.
  • La cantidad de tiempo requerido para procesar cada artículo en BIH.

Es fácil acceder a esta información en tiempo real. El recuento de stock para cada cliente ayuda a monitorear la higiene de la ropa de cama. “Saber la cantidad de días que cada sabana estuvo en el hospital, lo ayuda a controlar la higiene”. “Cuando más se almacene un artículo, es mayor el riesgo de que no se respete la cadena de higiene”. El índice de inmovilización se redujo de 8.5 días a 7.5.

Dos hospitales compraron lectores UBI portátiles llamados Pads (el artefacto que se parece a una raqueta de tenis), para monitorear la distribución de las sábanas en diferentes departamentos (un hospital, por ejemplo, tiene 25 departamentos). Los datos se suben desde los dispositivos móviles a una tablet o un Smartphone con bluetooth y luego se envía a la base de datos principal en tiempo real a través de internet. El personal clave en los hospitales tiene acceso a esta información para su hospital; entonces, pueden monitorear, en tiempo real, el estado de la ropa de cama en todos los departamentos. Un tercer hospital planea comenzar a monitorear las sábanas con tecnología RFID a finales del 2016.

Limpieza.

LaundryLa solución RFID le ha permitido a BIH identificar dónde ocurren las pérdidas y, en los hospitales donde se utiliza el Pad de UBI, qué departamentos en ese hospital son responsables de las pérdidas. “Ahora, está claro que la responsabilidad recae en los clientes”, explica Videau. Antes de adoptar la tecnología RFID, agrega, los clientes estaban convencidos de que las pérdidas ocurrían en la lavandería.

La cantidad de compras textiles de BIH se redujo un 25% anual, mientras que se mantiene el mismo volumen de ropa en circulación. Las metas del proyecto incluyen reducir el precio del servicio al sistema de salud pública al reducir las pérdidas y aumentar la precisión de los envíos. Estas metas se lograron, afirma.

La tecnología RFID también mejoró la relación con el cliente, explica Videau. “Hoy en día, sabemos el consumo real de cada uno de nuestros clientes”, afirma. “Entonces, podemos adaptar los envíos a sus necesidades y podemos brindar un mejor servicio”, asegurarnos de que siempre hayan sábanas limpias en stock para cada departamento en cada hospital. Videau trabaja con el personal del hospital para ayudarlos a gestionar mejor el uso de la ropa de cama.

De acuerdo a Videau, el sistema ha demostrado ser tan exitoso que busca expandir el proyecto este año y etiquetar con RFID las remeras de los pacientes y las toallas que lavan para varios hospitales.

¡Suscríbase a nuestro newsletter!

Si desea recibir periódicamente el newsletter de RFID point por favor envíenos su e-mail

Suscribirse