RFID Point Cargando...

Consultas al experto

¿Cómo puedo instalar una solución para control de libros en bibliotecas?

Una de las principales aplicaciones de la tecnología RFID en las últimas décadas ha sido la administración automática de librerías y bibliotecas. Mayormente, la tecnología utilizada ha sido HF (Alta Frecuencia en 13,56Mhz). A continuación describimos las principales consideraciones a tener en cuenta a la hora de diseñar este tipo de soluciones:

1-Control de Ingresos/Egresos: la instalación de un lector en este punto permitirá conocer cuáles son los libros que pasan por el mismo. A tal efecto debes considerar en el diseño de la solución los siguientes limitantes: 

  • A- La zona de lectura difícilmente se limite al espacio dentro del marco de la puerta, con lo cual cualquier libro que se acerque a la zona (aunque no atraviese la puerta) tendrá potencialmente posibilidades de ser leído. 
  • B- La tecnología RFID por sí misma no permitirá conocer el sentido de circulación del libro, es decir, saber si el libro ingresa ó sale de la sala. Por ende, la detección del sentido de circulación deberá aportarla un sistema auxiliar. 
  • C- Riesgo de no lectura: dependiendo de cómo sea trasladado cada libro tendrás distintos riesgos en cuanto a la posibilidad de leer o no alguno de ellos. Por ejemplo: Si la persona que retira el libro coloca su mano directamente sobre el tag RFID, existe una gran posibilidad de perder la lectura, debido a que el cuerpo humano está conformado en su mayor parte por líquidos, y los mismos afectan la recepción de energía para energizar al microprocesador del tag. Misma situación se daría si el libro se traslada en un bolso que posee otros materiales metálicos que afectan o modifican la transmisión de ondas de radio.

2-Lectores en estanterías: Esta sería la típica aplicación donde el lector constantemente realiza un inventario de la estantería para detectar faltantes y libros ubicados en secciones incorrectas. Cabe destacar que el área que cubre el lector es limitada, con lo cual la cantidad de lectores requerida para cubrir el 100% de la superficie seria significativa y tal vez invalide la implementación desde el punto de vista de los costos de inversión. Adicionalmente cabe considerar la probabilidad de obtener lecturas de otros libros cercanos que no estén en el anaquel que se está controlando específicamente (cualquier reflexión de la onda de RF provocará lecturas espurias). Por este motivo, el punto de lectura deberá configurarse con cuidado para que funcione de la forma esperada debido a la alta concentración de tags.

3-Lectura en mesas: Deberá analizarse el tamaño de las mesas para considerar la cantidad de lectores a utilizar, pero en principio es factible, teniendo siempre en cuenta la posibilidad de leer algún libro que está circulando en el área ó algún libro de un anaquel cercano a las mesas. Nuevamente, la configuración del lector, las antenas y las respectivas potencias resulta clave a tal efecto.

En todos estos escenarios, el problema siempre es el mismo, la imposibilidad de restringir la lectura del TAG RFID a un espacio o área especifico. Es importante considerar que el campo de lectura generado por la antena es bastante errático, con límites poco definidos, orificios internos y puntas que se proyectan en todos sentidos, difiriendo significativamente de la especificación teórica que describe la teoría.

Si bien la mayoría de las aplicaciones para control de libros en bibliotecas está resuelta con tecnología HF, es factible utilizar UHF, incluso usando tags de campo cercano (Near Field) que son mucho más pequeños y económicos. Este caso sería solo aplicable a lecturas fijas y no portátiles.

¡Suscríbase a nuestro newsletter!

Si desea recibir periódicamente el newsletter de RFID point por favor envíenos su e-mail

Suscribirse