RFID Point Cargando...

Preguntas frecuentes

¿Qué es una «Zona de Lectura»?

Los lectores generan señales de radiofrecuencia, que son transmitidas por las antenas. Si un tag pasivo se encuentra dentro del campo electromagnético de una antena, se activa, y se comunica con el lector (este proceso de lectura es diferente para tags semi-pasivos y activos).

El área de influencia de una antena se conoce como la «zona de lectura». Más de una antena puede colocarse en torno a una zona de lectura para aprovechar al máximo las posibilidades de lectura de un tag.

Una antena es un canal que emite y recibe señales de RF. Cuando un tag responde a un interrogatorio, transmite sus datos, los cuáles son captados por la antena y  enviados al lector, el lector procesa esta señal y luego la remite a una computadora.

Configuraciones típicas de zonas de interrogación son portales, áreas de carga y descarga, y túneles.

Una zona de lectura, es la región en torno a una antena que tiene suficiente energía de radiofrecuencia para que un tag pasivo pueda comunicarse.

El rango de lectura de un lector es la distancia máxima entre una antena y un tag en que las señales del tag se pueden leer correctamente.

Los lectores también tienen un rango de escritura (distancia máxima a la cual, la información dentro de la señal de radiofrecuencia de los lectores puede ser recibida correctamente por un tag para escribir con éxito su microchip.)

Para escribir un tag, las señales deben ser claras y sin distorsiones, ya que los circuitos electrónicos de los tags no son lo suficientemente sofisticados como para descifrar formas de ondas distorsionadas. Por lo tanto, el rango de escritura es generalmente un 50 a 70% del rango de lectura. Es importante señalar que el rango de lectura y el de escritura varían entre los distintos fabricantes de equipos. El rango de lectura y escritura también dependerá de la capacidad del tag de recoger la energía de la antena del campo de RF, o del factor Q del tag.

Podríamos inundar la zona de lectura con señales de radiofrecuencia y esperar que el 100% de los tags sean leídos. Pero la alimentación de energía de RF a una antena está reglamentada. Por ejemplo, en los EE.UU., una antena no puede emitir una señal mayor a un vatio de potencia. Por lo tanto, usted tiene que encontrar la manera de optimizar la energía de RF dentro de la zona de lectura, sin que el interrogatorio viole los reglamentos de emisión de RF.

Dado que los metales reflejan RF, uno podría ubicar pantallas de metal o mallas metálicas alrededor de una antena de modo que la mayor parte  de su energía se dirija dentro de la zona de lectura.

La eficiencia de una zona de lectura se ve reforzada por la selección de antenas. Por ejemplo, si usted sabe que los tags se colocan con una orientación específica en las cajas que se desplazan por una cinta transportadora, es importante elegir una antena con la adecuada polarización. Del mismo modo, si usted no conoce la orientación del tag, necesitará asegurarse de que los tags se encuentren dentro del campo de la antena y que las antenas estén ubicadas a la altura y ángulo correctos.

Una zona de lectura correctamente definida, proveerá mayores posibilidades de que un tag caiga en una región con una alta intensidad de señal RF. Esto, a su vez significa mayor exactitud y fiabilidad en términos de lectura o escritura de tags. Al escribir tags, la precisión y el tiempo son los temas críticos, debido a que la escritura de tags es un proceso lento.

¡Suscríbase a nuestro newsletter!

Si desea recibir periódicamente el newsletter de RFID point por favor envíenos su e-mail

Suscribirse