Compartir
Enviar a un amigo Imprimir
Miércoles, 6.06.2012

Avery Dennison mantiene su peso en Rfid a pesar de la crisis económica en Europa y Estados Unidos

La división de Retail Branding and Information Solutions (Rbis) de Avery Denninson,  especializada en la implantación de sistemas de control de artículos por radiofrecuencia (Rfid), facturó el año pasado 1.500 millones de dólares (1.205 millones de euros), un 1% menos que en 2010, por un descenso en los pedidos por parte de retailers y marcas europeas y estadounidenses.

En 2010, el área Rbis de la compañía estadounidense aumentó sus ventas un 15% respecto al año anterior. Además de implantar sistemas de Rfid, esta división lleva a cabo otras actividades relacionadas con el etiquetaje. En este sentido, la empresa asegura que su actividad en Rfid ha seguido creciendo.

La actividad de Rbis representa el 25% de Avery Dennison, que en 2011 obtuvo una cifra de negocio de 6.000 millones de dólares (4.822 millones de euros), un 5,5% más respecto al año anterior. El grupo estadounidense, que opera también en el ámbito del packaging y soluciones gráficas, cerró el pasado ejercicio con un descenso del beneficio neto del 12,6%, como consecuencia del proceso de reestructuración que la compañía lleva a cabo desde 2010.

“La crisis ha frenado la implantación de Rfid”, ha explicado a Modaes.es Francisco Melo, vicepresidente de la división de Rbis de Avery Denninson, que ha sido uno de los ponentes del II Congreso Nacional de Retail, organizado por Amicca, que se celebra estos días en Barcelona. A pesar de ello, Melo ha asegurado que en estos tres últimos años ha crecido el interés por implantar el Rfid porque “muchas marcas y retailers se sienten con la intranquilidad de tener que hacer algo para paliar la crisis”.

El directivo de Avery Dennison ha apuntado que si el mercado hubiese continuado como en 2007 o 2008, el desarrollo del Rfid hubiera alcanzado un grado  mucho mayor.

Por otro lado, el directivo ha señalado que el retorno de la inversión en Rfid no es inmediato y que las empresas que implantan este sistema de control en su cadena de abastecimiento y distribución no perciben el beneficio que comporta hasta que la tecnología queda integrada a sus procesos.

La Rfid empezó a desarrollarse hace diez años como el sistema que iba a revolucionar la distribución porque garantiza el control exhaustivo del inventario y minimiza el riesgo de rotura de stocks. Pero su implantación en las cadenas ha sido lento. Melo ha asegurado que el problema del desarrollo Rfid ha sido iniciar su implantación sólo en la logística. “Las marcas no han evaluado cuánto ganan al controlar el inventario hasta que no han introducido el Rfid en la tienda”, ha subrayado el directivo.

Melo ha asegurado que la tendencia hoy en Rfid es etiquetar las prendas una a una y hacerlo en origen para tener una visibilidad total de la cadena y evitar costes añadidos.

Las empresas de moda son los principales clientes de la división Rbis de Avery Dennison. Según el ejecutivo, copa el 70% de este mercado. Las cadenas verticales son las que ya han empezado a trabajar con Rfid, aunque, según Melo,  “el beneficio que se obtiene con el Rfid no está asociado ni al coste de la prenda ni al volumen”.

En España, la división de Retail Branding and Information Solutions tiene sede en Barcelona y oficinas en Madrid y Arteixo, además de en la localidad portuguesa de Barcelos.

Fuente: modaes.com

Deja un comentario