Compartir
Enviar a un amigo Imprimir
Miércoles, 30.05.2012

El Hospital de Valme incorpora un novedoso sistema de dispensación de fármacos que utiliza la radiofrecuencia

La Unidad de Farmacia del Hospital Universitario de Valme (Sevilla) ha incorporado un novedoso sistema de identificación por radiofrecuencia (RFID) en su consulta de patologías víricas con dos grandes aportes: la minimización del riesgo de errores en la distribición de medicamentos y la optimización en la gestión del inventario.

La tecnología de identificación por radiofrecuencia es un método automático de identificación, que relaciona la información contenida en una base de datos con un determinado código adquirido mediante radiofrecuencia, empleando una tarjeta conocida como ‘tag’. Se trata de una tecnología con gran aplicación en diferentes sectores.

En el caso del sector socio-sanitario y hospitalario, el desarrollo de RFID potencia que los hospitales sean más seguros y puedan prestar una mejor atención al paciente. Al mismo tiempo, ahorra costos como consecuencia de una gestión más eficiente y favorece el desarrollo avanzado de soluciones de localización e identificación.

Concretamente, este sistema permite conocer qué pacientes recogen qué medicamentos suministrados, mediante qué lotes y con qué fecha de caducidad. Datos muy útiles para la gestión farmacéutica con la garantía de la confidencialidad.

Este nuevo sistema de dispensación está constituido por dos programas informáticos integrados en el sistema de prescripción electrónica del centro. Por un lado, uno de ellos permite la codificación del stock disponible. El proceso se lleva a cabo identificando cada medicamento con unos tags que almacenan la información correspondiente al código nacional del medicamento y la dosis incluida en el envase.

El segundo programa informático, integrado en el programa de prescripción electrónica utilizado en consultas externas de Enfermedades Infecciosas y Digestivo, permite la correcta dispensación desde farmacia.

El proceso de dispensación con RFID en el Hospital de Valme se inicia cuando el paciente acude a la consulta de Atención Farmacéutica al Paciente con Patologías Víricas de la Unidad de Gestión Clínica de Farmacia.

Allí es identificado por el facultativo correspondiente, el cual accede al listado de medicamentos prescritos al mismo. En función de los criterios establecidos para el seguimiento farmacoterapéutico, el facultativo selecciona los medicamentos correspondientes e introduce las cantidades a dispensar de cada uno de ellos.

Una vez seleccionados, el programa RFID incorpora para cada uno de los principios activos la siguiente información: nombre del principio activo, cantidad dispensada del mismo y su correspondiente código nacional.

En el momento en el que el programa de dispensación recibe los parámetros de entrada enviados por el sistema de prescripción electrónica, se activa la lectura RFID. La dispensación se lleva a cabo introduciendo la medicación en una cesta que presenta tres antenas de lectura de los tags RFID con los que se ha identificado previamente la medicación. De este modo, se comprueba que los códigos nacionales y las cantidades de los medicamentos previstos para dispensar, coincide con la información almacenada en el tag del medicamento realmente dispensado.

Finalmente, los resultados obtenidos en la validación RFID se muestran en una ventana flotante a través de una tabla informativa que contiene todos los datos necesarios para una dispensación segura y eficiente.

Paralelamente, el sistema genera un fichero de texto, que almacena para cada operación el código de cada medicamento detectado, junto con la marca de tiempo de dicha detección y permite la trazabilidad permanente de las operaciones realizadas durante las diversas jornadas de trabajo.

Fuente: europapress.es

Deja un comentario